“Por fuera de la decadencia de la cultura en los dispositivos de poder; estamos viviendo una revolución de los sentidos…”

 Gaston Bandes un cronista pensante que escribe, enseña, piensa, comparte, interviene, cuestiona, forma y deforma la realidad para escudriñarla y para buscar inútilmente una y otra vez emanciparnos y dar vueltas por dentro del mundo de los sentidos y los símbolos. 

20953360_10214049599377712_2674520047859158298_n.jpg
Gaston O. Bandes

P: Hoy estamos con Gaston Bandes, escritor y poeta, profesor y trabajador de la educación y le hemos propuesto charlar sobre literatura y el mundo. ¿Cómo es escribir sobre sentidos, sobre ideas;  en un siglo donde las ideas y los sentidos son tan diversos, tan dispersos y difusos?

G: Creo que hay distintas formas y distintos paradigmas de los escritores en relación  al sentido, creo que están aquellas y aquellos que suponen que el escritor es aquel sujeto que tiene algo para decir o una ideología armada o una serie de ideas que se transmiten a través de la escritura;  después están quienes dicen que no hay nada previo, sino que es la misma escritura la que te lleva a construir el sentido,  para la cual se necesita después alguien que lee y que termine de completar ese sentido; y están  aquellos que no se buscan en el sentido sino en la experimentación con la lengua, mas allá de cualquier sentido. En los tiempos contemporáneos están en pugna y conviviendo en un mismo escritor o voz emisora, estos tres paradigmas,  mezclados,  teniendo más relevancia uno en un momento que en otro. Y  siempre teniendo en cuenta lo que aportaría quien va a leer, ese que va a hacer de ese sentido otra cosa,  lo lleva a la realidad;  o por más sentido que haya querido poner quien lo escribió no va a tener sentido para quien lo lee, y más si no lo le lee (risas) .

Eso  tendría que pensar alguien antes de decidir soy escritor o escritora, las posibles tendencias del remolino. Quien quiera creer que tiene algo para decir supone que hay alguien para escucharlo y eso puede ser oportuno… o puede ser autoritario.

P: a veces leyendo tu obra uno puede sentir una oscuridad fuerte, o una percepción de un mundo una sociedad oscura,  mostrando miserias y violencias.

G: No lo que yo pienso es que vivir es muy peligroso y quizás el mundo de la oscuridad la violencia la muerte y los miedos y escribirlo es una forma de conjurarlo. De denunciarlo y si el texto puede revelar como funciona esa oscuridad;  y otras veces la oscuridad tiene su onda, más que la luminosidad ñoña.

20429652_10213851341101379_1211931459063292329_n.jpg

P: ¿Hay una relación entre literatura y poder?

G: Ahí aparece el mundo de la escritura que denuncia al poder y la que se avala en el poder, escritores e intelectuales oficiales a un sistema y los que se oponen al poder. Hay escritores que les gusta mucho el poder, los premios, los halagos, las citas y eso, los poderosos se llenan de constructores de ficción para esos poderes;  los grandes escritores del canon suelen ser gente muy cercana a esos poderes. La escritura es la forma de socavar los poderes dominantes y producir sentidos nuevos que cuestionen esos poderes. Te tiro un Victoria Ocampo y Rodolfo Walsh. Hay sería Ocampo un Andahazzi, pasa  que no podes comparar Andahazzi es un esperpento, pero eso tiene que ver con la decadencia de la ideología,  una derecha que en un momento produjo a Borges Bioy y Ocampo y hoy te produce a Andahazzi, Rozitchner y a Sarlo (risas).

P: ¿Hay una decadencia de la cultura?

G: Lo que hay es una decadencia de la cultura desde los dispositivos de poder, pero por fuera de ahí estamos viviendo una revolución de los sentidos, el primer caso sería el feminismo o los movimientos rurales indígenas de chile, brasil o mexico,  estaríamos viviendo una deconstrucción de muchas de las cosas que pensamos. Como correlato de ese socavamiento de sentidos, los dispositivos de poder simbólico ( literatura oficial, las revistas de cultura de los diarios importantes, los medios de comunicación oficiales), intentan banalizar ese tipo de conceptos y arraigar las ideas conservadoras del estadio anterior. Esto incluye a la cultura  progresista, no entienden los cambios  que están  por fuera de lo macro político, ahora son mas micro no? Un ejemplo es el lenguaje inclusivo, son especialistas en Gramsci y se oponen al lenguaje inclusivo, sujetos de más de 30 años que no entienden que hay emergencias discursivas, lingüísticas,  sociales, de genero etc; o el   arte de internet o el efímero;  o el trap o la música nueva. Hay cosas que se han fosilizado lentamente en el progresismo.

P: ¿en lo cultural y en lo social hay un resurgimiento del neofascismo?

G: Si total, no sé si está relacionado con lo cultural en el sentido de los bienes simbólicos (literatura, música, las artes) sino en lo cultural,  al nivel de las discursividades de entre casa. Igual hay que pensar si va la palabra fascismo es esto no? Tengo un debate con eso, la señora que quema el pañuelo verde de la nena y lo sube a internet diciendo “estamos a favor de las dos vidas” ¿Cómo se llama eso? Quizá hay que inventar una palabra nueva …

P: Hablemos de  políticas culturales en Mendoza, hay?  ¿Y de qué tipo?

G: Me parece que no, hay algunos concursos con algunas ediciones, pero para mí no. La política cultural de Mendoza está más relacionada con el entretenimiento y con quedar bien con el turista. Pero no hay una política que supone que la cultura es un bien comunitario y que tiene que ver con la creatividad, la crítica y la apertura a nuevas realidades, a un gobierno como el de Cornejo no le conviene ese tipo de cosas. No hay una política cultural en relación a la transformación de estructuras de poder social. La derecha no va a hacer eso nunca.

P: Hace poco Daniel Santoro, el artista plástico, sostenía algo así como que la mayor patada en los huevos para los sectores dominantes el  ejercicio del goce de los sectores populares y no tanto el acceso a los bienes materiales ¿coincidís?

G: Me parece que el peronismo lo que hace es relacionar el goce y la felicidad con el acceso a lo material.  El peronismo en términos escandalosos lo vería como “disfrutemos todos de los bienes de la burguesía” y eso es lo que la burguesía no soporta, por eso también es la discusión con los troskos ¿Por qué no pega la canción de que los pobres coman pan y los ricos mierda? Porque ¿qué pobre quiere comer pan? Un boludo… Es como una idea de que hay un sacrificio,  cierta izquierda lo pone así y el peronismo le escapa a eso, porque quiere gozar del parquet, comerse el asado. Eso es impensable para la clase burguesa alta y lo impensable para el espíritu sacrificial izquierdista clásico un sacrificio casi franciscano y austero.

17039200_10212243902156410_2875705361521235378_o.jpg

P:   Hay una avanzada mundial del poder sobre los sujetos ¿Cómo se vive ese avance , esa agresión diaria de la boleta de luz , de comprar lo que sea?  

G: Se da con síntomas: enfermedades, violencia y  depresión, son las tres formas que tienen los cuerpos de expresar esos malestares. Es como dice Andrés Preciado, estamos en un régimen farmacopornográfico,  el que consume drogas legales o ilegales para soportar la vida, la comida te envenena, la ropa te envenena, la cosmética, el agua;  es a nivel físico el dominio, la ruptura necesaria no es a nivel ideológico o simbólico, sino que hay que deshacerse de los dispositivos materiales. Somos adictos a la comida a los remedios y eso produce desfasaje en nuestros potenciales afectivos, imaginarios, solidarios y creativos

P: ¿y dónde está el goce ahí entonces?

G: Hay goce en el sufrimiento, lo diría un lacaniano, el que padece goza  con ese padecer.

P: ¿Y el goce que no sufre?

G: Hoy creo que esta en algunas experiencias colectivas sociales, minoritarias no en cantidad sino en lo que proponen con respecto a lo mayoritario, y deben haber experiencias individuales que logran escaparle al sistema, pero es muy difícil porque es como que va más rápido que vos. Hay un inglés que dice el capitalismo es como “la cosa” esa película de Carpenter;  donde todo lo que se produzca termina cooptándolo para su favor aunque sean los más nobles proyecto. Es ahí donde ha caído la cultura y el arte, incluso ciertas ideologías libertaria

P: El papel está en transformación en la era digital ¿cómo te llevas con eso?

G: Como con el lenguaje inclusivo (risas), bien. No es escribir en papel o no,  o teclear o no, es si el papel tiene la velocidad del tecleo y viceversa depende de la impronta. No hay tiempo para leer cosas tan largas, y el escritor que cree  que lo van a leer, la velocidad da formas más eficaces de comunicación, siempre y cuando no supongas que el texto solo te va diciendo algo. Si tenes algo para decir la velocidad del tecleo es más eficaz, ahora si tu propuesta es entrar en un goce del lenguaje, es el  papel. Por ejemplo Rodolfo Walsh vio que la figura del escritor ya no enunciaba más cuestiones imaginarias o propias de la subjetividad, sino que la nueva forma del escritor comprometido era aquel que montajeaba la información de tal manera que podía ser accesible y persuasivamente eficaz y creo que se adelanta con respecto a lo que estamos viviendo hoy con respecto a los nuevos modos de ser un activista estético de nivel político, me parece que hay que recuperar a esos capos que vieron el futuro. Mientras que mucha mirada progresista sigue diciendo que la figura del escritor es aquel que dice algo propio y subjetivo que va a salvar la humanidad, cuando en realidad tiene más que ver con una apropiación de los discursos y una re transformación en función de ciertos objetivos, por eso creo que da hoy como penita esos poetas que se hacen los malditos, se quedaron en una época pasada. Los adolescentes no conciben al artista como outsider, están más cerca como testimoniantes o de dar testimonio de la experiencia no? Contando experiencias reales, no imaginarias de la subjetividad, hay que revisar ciertas ideas.

P: Las redes son otro quilombo

G: Es la cara del mal,  ya están dominadas, se pensó en un momento con la primavera árabe que podían tener cierto poder transformador

P: ¿ No hay posibilidad de transformación y de horizontalismo democrático en las redes?

G: No, yo soy distopico, las seguimos usando porque no vemos la fuga política de la red, los adolescentes han dejado de usar Facebook y eso es un índice, y además hay gente que deja de leer para discutir con algún boludo que no conoce por Facebook y eso es una forma de captar al sujeto y hacerlo gozar de su propia bronca y su propia discursividad.

37175306_10216752122659105_5194116272761077760_n.jpg

P: Contanos que estás haciendo por estos días

G: Por estos días, en la Facultad de Filosofía y Letras de Mendoza (hay que explicar que  está dominada por el opus dei y el medievalismo y está dominada por el tomismo, por eso hay que destacar que por primera vez va a analizar literal y semióticamente narrativas que no están en formato libro, series y géneros como el terror y la ciencia ficción. incluso Gladys Granata va analizar Corín Tellado, pero tiene un valor social sobre los estereotipos de mujer en la sociedad española y Latinoamérica  desde el franquismo a la actualidad.  Leo pero me divierto se llama la actividad. Después hago un taller de escritura, y el otro proyecto es que, a partir de que viene en Octubre Silvia Federichi que es una de las grandes autores marxistas y feministas que ha repensado el marxismo en este tema y  plantea la acumulación originaria a partir del saqueo en las colonias y ella sostiene  que en el seno de la flia. burguesa el hombre al hacer de la mujer su esposa y sus hijos sin pagarle, saca plusvalor  que formo el capitalismo. Analiza la matanza de brujas en el siglo 17  de los tres centros más importantes del momento Inglaterra Francia y Alemania, y dice que fue la forma de destruir los saberes femeninos y la independencia de las mujeres que eran consideradas brujas y que tenían formas económicas en las aldeas cooperativas y no capitalistas. La quema de brujas fue también la forma que el patriarcado la resiste a nivel económico y simbólico en el seno de Europa. Viene esta mujer a Mendoza y se nos ocurrió con las chicas del Barrio Cano indagar más en el libro y que mejor idea que releer el texto de Calibán de Shakespeare, que es caníbal al revés el final de la obra la tempestad. Ahí se plantea el conflicto de genero por el enamoramiento de Calibán con la hija de prospero.

P: Sos un escritor que busca el contacto con la gente.

G: Escribir solamente  me aburre me gusta estar con la gente, con los laburantes que están ahí y leen, sino te quedas escribiendo o haciendo un pacto con los medios de producción y la editorial. Escribir es estar más solo que nada (hay dos libros de Gaston), pero no es así todo el tiempo no es la manera , no es la experiencia literaria eso, hay diez mil experiencias literarias más , no solo leer y escribir, teatro,  educación,  lectura pública, intervenciones, performances.

P: Hoy salió una noticia donde un grafitero  estaba pintando una pared y un tipo le disparo y lo mato. Que te parece?

G: es lo que hablamos de cuál es el plan del poder, creo a ese pibe que lo mato no lo mato la policía sino eso de policía represivo que un sistema ha inoculado a los sujetos. No hay ahí nada mejor que hacernos pelear entre nosotros mismos, quien se hacer responsable de eso? Hay una producción en masa, una micro producción del sistema policiaco. Eso se multiplica en las propias subjetividades… el que mata supone que lo que está haciendo está bien supone pero posiblemente al que disparo ya le mataron algo ante, algo se le murió antes el sistema le mato algo antes

21272613_10214176115300531_7247269824099554683_n

 

 

 

 

 

Gracias por dejar tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.