Educación en la Constitución provincial de 1949: integralidad sin laicismo.

En esta cuarta y última entrega de la investigación del Lic. Sergio Eschler sobre la Constitución mendocina de 1949, abordamos el sistema educativo que proponía esta Constitución. La próxima entrega es un documento con la investigación completa para archivar y tener para el análisis lo que fue la reforma constitucional que si fue en Mendoza, pero luego invisibilizada 

 

IMG-20180318-WA0015
Lic. Sergio Eschler

 

 

 

 

 

 

Debates históricos y tensiones estratégicas.

“La instrucción es una parte de la educación, pero sólo una parte, la instrucción es la cultura de la inteligencia; la educación es la cultura de la voluntad, la formación del carácter, la composición del temperamento.”

Juan Bautista Alberdi

images (7)

Tanto la Constitución de la provincia de Mendoza de 1916 y de 1949 comienzan a desglosar el sistema educativo bajo el título Educación e Instrucción pública. Esta denominación no es causal, deja flotando las diásporas del debate entre Sarmiento y Alberdi sobre la Educación en nuestra nación. El segundo hablaba de una República posible, y bajo esas condiciones construyó el concepto de la “pedagogía de las cosas”, en donde los hábitos y las costumbres junto con la educación aplicada, formarían un sujeto preparado para el mundo del trabajo que desarrollarían la nación. Sin embargo, Sarmiento pretendía un sistema educativo que forme a los sujetos en ciudadanos con valores republicanos que serían los futuros conductores de la administración pública. Este debate, en las primeras décadas de unificación nacional entre 1862 y 1900 la postura del sanjuanino se impuso claramente creando los Colegios Nacionales durante la presidencia de Bartolomé Mitre (1862-1868) y los Colegios Normales durante el mandato de Sarmiento como presidente de la Nación (1868-1874). Será durante la segunda presidencia de Julio Argentino Roca (1898-1904), que se intentarán tomar los postulados del tucumano, intento que quedó a la mitad, y no tuvo continuidad en los primeros tiempos del siglo XX.

De alguna manera estos debates siguen presentes en las Cartas Magnas de la provincia, aunque en la de 1949, se intenta resolver dicha “querella histórico” planteando una educación integral, pero potenciando la educación técnica. Retomando los postulados alberdianos, dicha legislación prevé el fortaleciendo del régimen de enseñanza denominada especial, también prevista en 1916. Esta modalidad deberá referirse a las industrias agrícolas, fabriles y afines, artes y oficios, ganadería, minería e industrias estratégicas para la Provincia. Dicha fortaleza se consolida a partir del concepto de Educación integral, que tenderá al perfeccionamiento de la personalidad del educando para promover y estimular la espontaneidad creadora, el espíritu de la argentinidad y solidaridad humana y el amor a la patria, a las instituciones democráticas, a la justicia social, a la tradición nacional, a la libertad, el trabajo y a la familia bajo el postulado de libertad de conciencia.

images (4)

Este régimen establece que la educación esta garantizada por el Estado y será gratuita, obligatoria y gradual. Claramente se produce una modificación y una tensión profunda con la Constitución de 1916, debido a que no se incluye el concepto de laico, como si lo establece esta ultima Carta Magna en su articulo 212 (I), donde no solo se proclama la laicidad, sino que también penas para quiénes no cumplan con los postulados de la ley 1420 trasladas en doctrina constitucional. Sin embargo, la de 1949, proclama la gradualidad y el estudio de la moral como matrices fundamentales del nuevo régimen.

Esta perspectiva en educación provincial, propone dos conceptos fundamentales: la territorialidad y la participación ciudadana. Para poner en valor lo primero, se fomentan las escuelas municipales, la educación regional y escuelas hogares. Ambas cuestiones, apuntan al progreso de las regiones y a la superación de sus aptitudes. Asimismo las escuelas hogares son un elemento de integración en poblaciones dispersas y de consolidación estatal en los territorios más difíciles en términos sociales Mendoza. Otro aspecto fundamental de territorialidad se pone de manifiesto bajo un concepto de “densidad poblacional” inédito, ya que en el lugar donde haya treinta niños, el Estado provincial garantizará el funcionamiento de una escuela pública, garantizando al igual que en el resto del territorio, el ciclo de enseñanza primaria completo. La creación y ampliación de bibliotecas populares, también forman parte de esta estrategia territorial.  En cuanto a la participación, se propone fomentar la injerencia de la cooperación vecinal, las familias y todo actor social que aporte a la integralidad del sistema educativo. Un aspecto fundamental de esta legislación, es garantizar el acceso al conocimiento, mediante la publicación de libros gratuitos y el ingreso a la Universidades populares. El acceso al mundo universitario fue una de las premisas de la Reforma Universitaria de 1918, y que se profundizó durante esta etapa.

images (8)

En el artículo doscientos treinta y dos, se desarrolla todo un protocolo de protección docente. Instituye que es inadmisible poder removerlo mientras dure su buena conducta y capacidad técnica. En caso de producirse un incidente, se elabora un sumario con las instancias de defensa e intervención del interesado. En el mismo párrafo, se le garantiza al maestro, un sueldo remunerativo, el escalafón y el retiro. Luego, en los siguientes apartados de la Constitución, se perfilan los requisitos para ser Director General de Escuelas, y la composición del Consejo Administrativo de la Enseñanza, órgano supremo del modelo, se deja establecido la posibilidad de formar consejos departamentales y comisiones cooperadoras.

Un punto neurálgico de las constituciones del siglo XX de Mendoza, es el financiamiento educativo. La de 1916, describe como va a suministrar el sistema. Por un lado, establece la formación de un Fondo Permanente de las escuelas, depositado a premio en el establecimiento bancario que determine la ley, o en fondos públicos, sin que pueda disponerse más que de sus rentas para subvenir la equitativa y concurrente con los vecindarios, a la adquisición de terrenos y construcción de edificación escolar. La base de este Fondo Permanente, será el 50% del arrendamiento de las tierras públicas y de los recursos que este objeto determine la ley.

La renta escolar, no podrá ser distraída para otro objeto al de su creación, garantizando y reforzando al fondo permanente, el 20% de las rentas generales de la provincia y las subvenciones nacionales. Estos fondos, serán para pagar sueldos y gastos de administración. Recordemos, que en la actualidad este es el régimen de financiamiento educativo de la provincia de Mendoza reglamentada en la ley 6970 promulgada en enero de 2002.

A diferencia de lo anterior, la Constitución provincial de 1949, estable la creación de un fondo para la edificación escolar, constituido por el equivalente al cinco porciento del presupuesto de la Dirección General de Escuelas y otros recursos que fije la ley, este fondo estará destinado a la adquisición de terrenos y construcción de edificios escolares. Ambas constituciones promulgan el carácter de permanente de los fondos y recursos para la educación.

images (5).jpg
Colegio Agustín Alvarez

El régimen educativo previsto en la Constitución provincial de 1949, propone cambios sutiles, pero interesantes con respecto a la Carta Magna de 1916. En algunos aspectos, se evidencia un retroceso, como es el tema del laicismo, en donde la legislación de mitad de siglo no lo promulga, a contrapelo de la reglamentación constitucional de la segunda década del siglo XX, que anuncia dicho principio de laicidad. Sin embargo, en otros aspectos se ponen en valor cuestiones altamente positivas, como el afianzamiento de la territorialidad mediante diferentes figuras, la democratización del acceso al conocimiento y diversificación de los recursos de financiamiento.

Se perfila un esfuerzo en esta Constitución (1949) de tratar de conciliar los modelos rivalizados por Alberdi y Sarmiento en siglo XIX. Es decir que se intenta seguir el camino de la formación ciudadana con valores republicanos y de justicia social, pero con la posibilidad de profundizar un sistema enseñanza adaptado a las industrias regionales y al mundo del trabajo tal como lo planteaba Alberdi. Sin haber saldado de fondo el paso de una República posible a una verdadera, esta perspectiva pone en el centro del debate el rol del Estado y a un nuevo sujeto histórico, que no son poca cosas.

 

Fuente Histórica

  • Constitución de la Provincia de Mendoza, 1949; Educación e Instrucción; Sección Novena; artículos 227-238; versión original en manuscrito mayo de 1949; Archivo Histórico de Mendoza.
images (6).jpg
La educacion en el siglo XXI

Gracias por dejar tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.