“- Hoy la foto de 2019 es RAMON Gobernador de Mendoza -“


Eduardo Antonio Martinez Guerra, fué elegido Diputado Provincial por el Partido Intransigente en las elecciones legislativas mendocinas de 2017. El PI tuvo un buen y sorpresivo desempeño, llevando como Diputado Nacional y cabeza de lista al abogado José Luis Ramón, quien realizando una campaña extravagante por lo impertinente y desvergonzada, posibilitó a éste Partido Nacional en alianza con la ONG PROTECTORA, volver a la arena política y con poder de fuego, y colocar representantes por primera vez en su historia local,  a nivel nacional, provincial y departamental con el 17% de los votos de Mendoza. Aquí les compartimos una nota medulosa realizada al pie del Monumento al Obrero, en el zoológico provincial.


PaB.- Estamos con Eduardo Martínez Guerra, él es electo diputado por la provincia de Mendoza a la Legislatura, asume dentro de pocos días:

E.M.G. – Bueno, soy militante desde hace treinta y cuatro años, siempre en el llano. Es la primera vez que asumo una responsabilidad tan grande como es la de ser legislador provincial. Empecé militando en Franja Morada en 1982 -en la UTN-, y pasé del Radicalismo al Partido Intransigente en 1984 y ahí me quedé… y ahora tengo la suerte de representar a ciento ochenta mil personas que nos votaron en la última elección (2017)

PaB – ¿Por qué ahora “diputado”, por qué ahora pasar de una posición de militante, a una posición de representante?

E.M:G:- Hay dos escenarios posibles que han dominado la política los últimos veinte años, que han sido dos especies de vidrieras: el PJ (Partido Justicialista) por un lado y la Unión Cívica Radical. Se rompió un poco con el tema de la estructura que armó Macri en la última elección en el 2015, pero era como si fueran dos escaparates, como que si vos querías llegar a la estructura del poder político podías estar en cualquiera. Es decir, por ejemplo: hay coincidencias entre un miembro del PJ y la UCR quizás, y no tienen nada que ver con la historia de los partidos esos. Hay coincidencias que desnaturalizaron el concepto de la política como yo la interpreto y como mi partido lo interpreta. La política es amar a la gente, amar al pueblo, es querer cambiarle la vida a la gente y eso no sé, si hoy en día, está tan claro en los grandes partidos.

PaB – Hay una crisis de representación política?

E.M.G.- Sí. La irrupción nuestra tiene que ver con eso, porque se asoció un partido que no tiene vicios, entre comillas, en la militancia política en el Estado y una ONG. Protectora es una ONG y nosotros somos un partido en el que ninguno de nosotros tiene historia en cargos públicos, entonces esa combinación prendió en un sector de la sociedad, que es la que nos votó, entonces hay un discurso antipolítico de la ONG y a su vez, nuestro discurso es muy, muy romántico.

PaB – Llegan en un momento, en un contexto social especial porque la sociedad vive un proceso de desigualdad, vive un proceso de fragmentación social muy grande, esto tiene que ver con la irrupción de ustedes. ¿Cómo ves la sociedad mendocina particularmente hoy?

E.M.G.- Desde el año 2016 analizo la política desde la “percepción”. Yo creo que la gente tiene una percepción diferente a lo que vive el día a día. Siempre digo que la gente sigue mirando la tele y no la heladera. Mientras siga pasando eso va a ser difícil hablar en forma tan clara de lo que está pasando en la sociedad. Estoy convencido que se ha deteriorado mucho el bolsillo de la mayoría de los mendocinos, de los argentinos en general pero es como que todavía no lo ven, entonces, está fragmentada y cuando salen atajos como el nuestro, porque el nuestro ha sido un atajo vamos a hablar claro, para qué voy a mentir, un atajo, se prende, pero así como se prende se puede desilusionar rápido. Es volátil, muy volátil. No sé, si no me doy cuenta de eso no tengo futuro, o sea, creerme que me votaron el 18% y los voy a tener siempre es una locura, los votos no son tuyos, los votos hoy están y mañana no.

PaB – ¿Cómo ves tu camino como diputado? ¿Qué te ves haciendo?

E.M.G.-Todo lo que muchos no pueden hacer porque están atados a distintos condicionamientos: algunos con las carpetas, algunos con los intendentes. Yo considero que voy a tener libertad absoluta, obviamente, mi banca va a ser para todo el mundo. He hablado con mucha gente y les he dicho: “mirá vos vení, planteame qué proyecto y vamos para adelante”, porque no tengo condicionamientos, estoy en lo que se llama “en libertad absoluta”. Tengo, obviamente, mis ideas, mis convicciones; nunca van a ser ni conservadoras, ni liberales, ni neoliberales, lo tengo clarísimo, soy nacional y popular, pero hay muchas cosas que traspasan esas vertientes de pensamientos que a veces te frenan, sin embargo la idea mía es ponerlas en marcha.

PaB – Estamos frente al monumento al trabajador que tiene cien años. ¿Por qué elegiste este lugar?

E.M.G.- Porque desde mi punto de vista es simbólico, como te expliqué recién, desde el 2016 miro la política desde la percepción y el poder simbólico tiene mucho que ver con la percepción. La derecha nos ha sacado ventaja en eso. Creo que el Monumento al Obrero es todo un símbolo en la provincia de Mendoza, es más, yo no estoy acá por una cuestión de partidocracia o partidaria…

Yo estoy acá porque me parece que esto tiene que ser política de Estado. Esto tiene que ser un Monumento al Obrero, es el primer monumento al obrero que hay en Latinoamérica; o sea, que un tipo haga un decreto hace cien años, el primero de mayo de 1918, hizo un decreto para que se hiciera el monumento, para conmemorar el primero de mayo y la discusión que se armó con los conservadores de esa época fue terrible.

Tanto es así, que no se pudo plasmar y lo tuvo que hacer recién, el hijo, Carlos Washington Lencinas, en 1922. Lo puso en el Paseo de las Palmeras, que era un paseo típico del Partido de Familia que ahora lo llaman oligarquía, pero en aquella época se llamaba Partido de Familia, eran familias bien, con estudios en Francia, que dominaban la política en Mendoza y la economía, obviamente. Para mí es todo un símbolo venir acá, quiero rescatarlo, mi idea profunda es trasladarlo a la Plaza San Martín donde murió Carlos Washington Lencinas en lo que era antes el Club de Armas… La idea es trasladar el monumento, no tomarlo como una bandera partidaria porque me parece que nos pertenece a todos los mendocinos porque es la imagen del obrero, evoca toda una época de lucha… Por ejemplo José Néstor Lencinas en el decreto 730 habla de la creación de lo que es hoy en día la Subsecretaría de Trabajo, después hizo el decreto 732 donde determina que el obrero tenía un sueldo mínimo porque antes te pagaban lo que querían, después el 734 de las ocho horas de trabajo, y que si trabajabas más te tenían que pagar como horas extras el 50%; todas esas cosas se hicieron en esa época, estamos hablando de 1918, o sea, imaginate… es todo un símbolo estar acá, es muy fuerte desde el punto de vista histórico y desde el punto de vista político, ni hablar.

PaB – Hoy estamos en una coyuntura en especial Latinoamérica con el tema de Lula, de Brasil, un dirigente gremial que fue dos veces presidente y hoy está acorralado por el mismo sistema institucional, vos ¿cómo lees esta coyuntura?

E.M.G.- Yo estoy seguro que esto en cien años no cambió nada. Por ejemplo, José Néstor Lencinas interviene, en ese momento venía siendo como una especie de Instituto Nacional de Vitivinicultura que los conservadores habían armado y cobraban un impuesto a los pequeños productores, entonces cuando toma el gobierno Néstor Lencinas se da cuenta que le sacaban toda la plata a los tipos, o sea, los ahorcaban, entonces ¿qué hace? interviene. Interviene este organismo vitivinícola, ¿qué hace? va a la Corte Suprema y ¿qué creen que hizo la Corte Suprema? falla en contra de los obreros y del pequeño productor y a favor de ellos y no solamente se quedó ahí, hizo la queja a nivel nacional e Yrigoyen intervino la provincia. Entonces, esto es lo de siempre, los poderes que antes nosotros llamábamos fácticos ahora son poderes reales que ahora están en el Gobierno, atendido por sus propios dueños como quien dice, no van a dejar nunca que el pequeño productor, el obrero, el laburante saque la cabeza.

PaB – ¿La democracia es una herramienta, hoy es posible para cambiar esta situación?

E.M.G.- Yo apuesto a que sí, si no no estaría acá, pero vamos a tener que reformular muchas cosas. El tema judicial, el de la Justicia, hay que modificarlo, todos los partidos políticos hemos modificado nuestras estructuras, se cambió la Constitución Nacional, pero el Poder Judicial no se democratizó nunca, y aparte seguimos creyendo que es una especie de élite donde… a ver, yo estoy cuatro años y si a la gente no le gusta como estoy, qué es lo que hago, si me gané el sueldo de arriba, en cuatro años no estoy más… el juez sí está. Ni hablar de los CEOS, lo CEOS que manejan el poder, no estamos hablando de un gerente de una empresa, estamos hablando de CEOS, esos personajes son vitalicios, están siempre.


“sos un militante político de un partido pero cuando vos haces una calle, y te ponés de acuerdo con cuatro vecinos en reformar porque se rompió un caño, estás haciendo un acto político y lo estás haciendo para el bien de todos, si es algo comunitario, algo en conjunto”


PaB – Me quedé pensando que más temprano dijiste, que ustedes tienen una concepción de la política más romántica en el sentido de la posibilidad y la capacidad de transformarse y pensaba en la visión que tienen los jóvenes hoy de la política, o muchos jóvenes, que es una visión negativa que ahora le sumó “son todos ladrones”, y ahora se le suman “los CEOS que vienen a defender los intereses de las empresas”. Veo entre tu visión y esa de los jóvenes y ¿cómo convocar, cómo lograr enamorar otra vez a la juventud que es capaz de poseer esa visión romántica?

E.M.G.- Yo por eso estoy acá, creo que por eso hoy estoy acá. O sea, que no quede que soy un romántico loco o que todos los del PI somos unos románticos locos porque en nuestro partido también han existido dirigentes que han trabajado o trabajan para otras fuerza políticas y que tienen otra visión totalmente diferente. Yo estoy acá porque me parece que mi cuota o granito de arena está en que la gente, no te digo que se enamore, pero por lo menos escuche otra campana. No todos venimos especulando que vamos a sacar ventaja en lo personal, recién cuando dije: “que cuando vos abrazás a la política es porque amas profundamente a tu pueblo y querés que actúe por su cuenta”, después tenés la política partidaria que son cosas diferentes, pero a la gente la confunde eso. Dice: “yo soy apolítico”. No, no, vos no sos un militante político de un partido pero cuando vos haces una calle, y te ponés de acuerdo con cuatro vecinos en reformar porque se rompió un caño, estás haciendo un acto político y lo estás haciendo para el bien de todos, si es algo comunitario, algo en conjunto; después, a lo mejor, no te ponés de acuerdo si impedís que pasen los autos totalmente y otros, a lo mejor, te dicen no, hagámoslo media calzada, ahí hay una visión distinta, en la política el hecho de arreglar el caño y ponernos de acuerdo para hacerlo es un hecho maravilloso, es un acto de amor y digo, si un 1% que vean este video y diga mirá este flaco es diferente…, ojo, no es la especulación del voto, no tiene nada que ver, hay gente que hace eso. Los Lencinas, yo los levanto porque, es más voy a jurar por ellos, uno murió, Carlos Washington por lo que pensaba y el otro también murió a los dos años del ejercicio del poder, pero hizo un montón de modificaciones que son revolucionarias. Quién iba a crear una Subsecretaría de Trabajo cien años atrás, quién iba a hacer un monumento al obrero cien años antes. No lo hizo ni el peronismo, yo tengo amigos peronistas y les pregunté ¿tienen un monumento al obrero? Y no, no me sabían decir….

PaB – ¿Qué le pasa al Radicalismo?

E.M.G.- Yo creo que muchos radicales, y en esto coincido con Santoro, que muchos radicales cayeron en la trampa del antiperonismo y al hacerse antiperonista se hicieron antipopulares… Yo coincido cien por ciento con eso. Nosotros, los intransigentes, no somos gorilas, yo puedo tener diferencias con los compañeros del peronismo, del PJ, no entender el PJ, no entender el peronismo, pero sé que están en  este lado, no están del otro lado, y muchos amigos del radicalismo por ser tan antiperonistas y despues tan anti “k” se volvieron de derecha.

PaB – Hablame y hablanos a todos del fenómeno Ramón, porque en muy poco tiempo, con muy pocos medios y con un discurso o una propuesta segmentada hacia consumidor, incluso, en el relato mismo vos decis ciento ochenta mil votos. ¿Qué pasó, como se gestó el acuerdo con ustedes.y cómo lo ves para el futuro?

E.M.G.- Bueno yo creo que, a ver, el fenómeno Ramón no es nuevo, él ya venía, tenía una cierta trayectoria en los medios de comunicación: en Canal 9, en Mdz, y tiene una función como PROTECTORA como una ONG, obviamente defendiendo al consumidor, porque esa es una veta que nadie se dio cuenta, el capitalismo en este país es muy raro, siempre digo que vos te comprás algo y tenés la felicidad de habértelo comprado y después a los cinco minutos que salís de la tienda, te da la angustia que si se te llega a romper qué te pasa, si caes en Defensa del Consumidor por ahí más o menos te pueden resolver la cosa, pero la mayoría no va a Defensa del Consumidor. En otros países, en los países centrales han hecho mucho hincapié en eso, en la post venta, en el servicio de post venta. Vos te compras un auto en Europa y vos sabes que si te comprás un auto y si se rompe responde la concesionaria, porque no quieren que vos seas mala propaganda para que no compren más la marca. No quieren que se vayan a otra marca, acá no, acá te venden el auto y dicen chau, ya está y si se te parte un block en la esquina, jodete y esa resignación es la que está muy incorporada en la sociedad.

PaB – La política no había tomado ese tema?

E.M.G.-Ningún dirigente político se avivó, entre comillas, de darse cuenta por dónde pasaba la cosa, entonces hubo gente que sí, que le encontró el lado del reclamo pero vinculado con lo político, es decirle “mirá, yo con el reclamo sólo no alcanzo, tengo que llegar a manejar la cuestión política”, por eso Ramón decide ser diputado. Ramón un día me decía… “yo estaba en la conferencia de Aranguren por el tema del gas -como usuario- y ninguno de los diputados sabía preguntarle lo que había que preguntarle porque no tienen esa gimnasia que tienen ellos”. Eso fue clave. Cuando se sentaron a hablar con nosotros, es más, fue tan importante la transformación que él hizo en la política, específicamente con el tema de los consumidores, que nosotros modificamos la Carta Orgánica del partido y le pusimos un artículo más porque tampoco estaba, entonces, tengo que ser honesto intelectualmente, yo no sé si en los partidos políticos, en todas las cartas orgánicas está el tema del consumidor y bueno, eso es un hecho clave que sirvió para que después lográramos lo que logramos.

PaB – Incluso la Constitución de Mendoza todavía no puede incorporar el tema de los derechos del consumidor, bueno, lo tiene la Constitución Nacional.

E.M.G.- Pero la Constitución de Mendoza tiene 105 años, está en muchas cosas atrasada.

PaB –También quiero trabajar con en el tema de Ramón pero para entrar es una situación muy estructural para la política hoy, y muy definitiva que es el tema de los medios. Hoy se habla de que hay una política mediática, inclusive, que la arena de la política son los medios y que las cosas se definen ahí, los liderazgos, pero a la vez hay un sistema de medios concentrados, hay como una contradicción, con la democracia. Vos conoces el tema porque has trabajado…

E.M.G.- Sí trabajo en el Ente Nacional de Comunicación.

PaB – Claro… y yo lo veía a Ramón, con un celular transmitiendo, me parece que hay toda una cuestión ahí que es para pensarla y trabajarla. Es decir, vos ¿cómo ves el tema de los medios?

E.M.G.- Bueno, los hechos no existen. Existe la percepción, por eso los medios hacen lo que hacen. Si existe un hecho y vos lo modificás de tal manera que la gente perciba otra cosa, dejó de existir el hecho como tal. Estamos hablando de hechos sociales, la caída de un rayo no la podés modificar, pero un hecho social sí, entonces, cuando vos tenés ese problema en el que todo el mundo tiene la misma percepción y que a su vez cree que es libre de cambiar de canal “estás en el horno” -como dicen los chicos ahora- Uno tiene ciento veinte canales, los cambia pero resulta que el 90% de los canales es del mismo dueño entonces no creo que el guión sea distinto, o que el argumento sea diferente, la percepción es clave en este tema. Por ahí te dejan rendijas por donde vos podés meterte, por ejemplo, las redes sociales, positivas y negativas porque también las redes sociales pueden decir de vos cualquier cosa, una injuria y no la levantás más, pero tenés distintos móviles hoy que te pueden articular desde otro lugar, entonces yo creo que Ramón supo vincular eso. Pero, vamos a hablar claro, creo que tiene un techo y el día que los medios de comunicación vean que es muy peligroso van a hacer todo lo contrario para que no tenga ya ese peso.

El tema de los hechos es una realidad, bueno unos hablan de la post-verdad, uno puede inventar cualquier cosa y después meterte… Me acuerdo que ví un programa en la década de los ’80, no sé si ustedes se acuerdan, que se llamaba el Monitor Argentino. Los tipos inventaron la muerte de un gran poeta argentino, que se había muerto el mismo día que Perón y que por eso había pasado desapercibido; entonces levantan al tipo, empiezan a decir lo que escribió, le empiezan a hacer reportajes, me acuerdo que estaba Storani y otros dirigentes políticos; no me acuerdo como se llamaba el poeta… todos nos quedamos en ese capítulo viendo, que ese tipo existía, hizo todo esto y no nos enteramos nunca, parecido al lo del Monumento al Obrero. Al domingo siguiente, los tipos agarran y dicen: “no, el poeta que dijimos que se murió el mismo día que Perón, no existe”. Los tipos mostraron cómo habían fraguado ir a la tumba, fraguaron los reportajes y mostraban como los habían editado, las cosas que había escrito, y en esa época, te estoy hablando de lo ’84 -’85 no había Google, tenías que irte a un libro, Biblioteca San Martín, no tenía idea , no sabía nada y en esa semana los tipos te mostraron cómo te pueden manipular, o sea, un hecho que no existió te lo crearon ellos, te estoy hablando de la década del ’80, ahora ¡imaginate!.

PaB -Inventan una realidad directamente, no sólo un hecho sino una realidad.

E.M.G.- Y si después se viene una Corte Suprema con intereses de clases determinado y que apoya eso, ya está. No importa el hecho, por eso digo, no importa el hecho, importa lo que vos creas y después crear un marco, un enntorno jurídico y chau! va para adelante.

PaB – Hay una problemática que nosotros seguimos casi en todas las entrevistas que es El Trabajo, y cómo está cambiando y cómo va cambiar con respecto a las aplicaciones tecnológicas, porque eso es como que va más allá de los gobiernos,de las orientaciones de los gobiernos. La tecnología llegó y está cambiando el mundo del trabajo. ¿Cómo ves ese desafío?

E.M.G.- Yo me acuerdo de un profesor, en quinto año del colegio secundario, no voy a decir su apellido pero es un conservador muy conocido aquí en Mendoza que nos decía: “en el futuro (te estoy hablando del año ’78) en el futuro el hombre va a ser feliz porque no va a necesitar trabajar”. Por qué, preguntábamos nosotros, “porque los robots y las computadoras van a hacer el trabajo que el hombre hace hoy, entonces no va a necesitar trabajar”. Hoy lo recuerdo porque ese hombre hoy no es feliz, porque está desempleado, se quedó en el llano total, no hay un Estado que lo contenga porque encima, hay una prensa que contribuye con esto de que si un tipo recibe un plan es un vago, un atorrante. Si no tenés cómo crearle un puesto de trabajo, ¿qué haces con él? ¿Qué hay que hacer? Que alguien me lo explique. Estaba viendo la fábrica de FIAT en Brasil, son todos robot…

PaB – Y vos qué harías?

E.M.G.- Yo, sí o sí tengo que crear una contención con punto de vista social. Si van a crear los robot, tengo que crear, sí o sí, una red de contención como lo hace Suecia, como lo hace Finlandia. Ahí si creo que el hombre va a ser feliz, va a tener mucho más tiempo de ocio y, obviamente, que si se consiguen otras cosas para trabajar, obviamente que sí, que trabaje pero, si supuestamente la humanidad se va a salvar porque la tecnología se puso a su servicio vamos y a tener doscientos autos por día pero para que se consuman esos autos vamos a tener que hacer algo, si la gente va a quedar tirada en la calle ¿para quién serán esos autos?

PaB – ¿Y la exclusión? no la pobreza, la exclusión, eso que vos decís “la gente que no tiene trabajo, que no tiene nada y que viven por cientos de miles”.


“Hay que cambiar la matriz productiva de esta provincia, este tipo tiene que estar trabajando en una fábrica y no limpiando vidrios, tendría que estar haciendo un curso para ser obrero especializado de tal cosa, de tal industria pero eso el Estado no lo hace, pero es más fácil sacar una ordenanza prohibiendo”


E.M.G.- Lo más terrible que yo veo es que se la ha convencido a esa gente que ha quedado excluida con un argumento sólido, entre comillas, pero que es falaz, como que el tipo lo vive con culpa y encima no forma parte de la estructura o mecanismo de producción y eso, psicológicamente, lo destruye, que es lo que está pasando. Entonces es ahí donde tiene que participar el Estado, por eso no soy liberal, ni neoliberal, ni conservador porque sí o sí el papel del Estado es clave, no solamente lo veo acá, lo veo en el mundo. No puede ser que vos tengas en el mundo un 2% que tiene toda la riqueza y el 98% están mirando la tele. Tiene que pasar algo importante, algo relevante.

PaB – Yo pienso que está en juego la sociedad misma, la idea de sociedad.

E.M.G.- Sí, inclusive la familia como base, porque es imposible. A ver… digo, el hombre tiene esa presión pero hablo del hombre en general y no como género, tanto el hombre como la mujer tienen la presión de no tener laburo, de no saber qué van a llevar a sus casas y eso es muy grave. Te doy un ejemplo que no tiene que ver con la cuestión partidaria, el tema de los trapitos en Capital Federal o acá en Gran Mendoza. Es fácil, vos decís, a la mayoría de los tipos que andan en auto y vienen los trapitos y les molesta que los jodan, que le pinten los vidrios si no quieren y entonces el que está limpiando vidrios, por qué tiene que estar limpiando vidrios? acá hay que cambiar la matriz productiva de la provincia y eso no se decide, no lo hace el gobierno, lo dejan pasar y de eso te vas a tener que ocupar. Hay que cambiar la matriz productiva de esta provincia, este tipo tiene que estar trabajando en una fábrica y no limpiando vidrios, tendría que estar haciendo un curso para ser obrero especializado de tal cosa, de tal industria pero eso el Estado no lo hace, pero es más fácil sacar una ordenanza prohibiendo ¿por qué?, porque la gente se va a poner contenta porque los va a votar porque les sacó los trapitos de encima, pero no se fue a la base del problema.

PaB – Ayer leí algo muy simpático en facebook dice “no son trapitos, son personas”… le ponen el nombre… Para terminar volvamos un poco a la política. Se abre un proceso típico en Mendoza que se el fin de los cuatro años del gobernador, porque como no hay reeelección a los cuatro años el gobernador se tiene que ir, por lo tanto, no tiene posibilidad de reelección. El escenario hacia el 2019 es un escenario abierto, es decir, ustedes como fuerza política y otras … el radicalismo tienen que proponer una cosa nueva, distinta precisamente porque no hay reelección. ¿Cómo lo ven ustedes? y si ustedes ¿van a pelear por eso?

E.M.G.- Sí, por eso la idea nuestra es llevar a Ramón de gobernador. Pueden pasar muchas cosas, la foto de hoy es esa, pero esto es una película y vos sabes que la política es muy dinámica pero sí obviamente, no sé lo que hará el radicalismo, no sé que hará el partido justicialista pero nosotros tenemos clara nuestra visión. Vamos a apostar a eso, a convencer a un electorado que hoy es afín al radicalismo y otro que lo es al justicialismo, que nuestras propuestas son mejores, por eso te digo hoy día, esta es la foto de hoy.

marchaM18-66si

 

Gracias por dejar tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: