BETINA

“… y al lugar donde has sido feliz, no debieras tratar de volver (j.s.)”. Un poema de Marcelo Padilla para cuando el humo tira la tarde

Betina

si tuviera plata te invitaría al cine, al de mi barrio chiquito/al que está a 5 cuadras y es al aire libre/ al Luxor nos iríamos en tren, en el de las 3, llegaríamos a las 6 de la tarde.

queda lejos
desde la estación hasta el Luxor
allí donde fui de niño
casi entrando a San Juan
con pan y fiambre mandarinas y pomelo 12

si tuviera tren te invitaría
a mirar la noche mientras la película pasa
el tren pasa
las horas pasan

si mi barrio estuviera
si mi tren
si tuviera
horas entre las 3 y las 6
o cuadras
de zonda
para no mirar hacia atrás

si estuviera el Luxor no estaríamos aquí
en la puerta del cine
esperando tu tren de las 4
Betina

lo que pasa Betina es que yo me fui
me trajeron
perdonáme Betina
no fui yo
tenía solo 7 años
y acá es una ciudad grande
donde hay muchos cines y
gente bien
no sé
el campito de la esquina me tiraba
pero por la noches
vos lo sabes
volvía a jugar al miedo de verano en nuestro Rawson
hasta que nos llamaban gritando para ir a dormir
a veces sin verte
los trompitos del árbol de tu vereda
los besitos
no sé Betina
no fui yo
me trajeron

yo también juego con muñecas Betina
bebes de goma como los tuyos
te cuento que son de mi hija
ey Betina
no me acuerdo bien creo que eran de goma
y los pañales de trapo
almidonados
en tu porche al lado del gomero gigante
no me acuerdo de la cara de tu madre
ni la de tu padre
yo tampoco del mío, ey Betina
no sé nada de vos ya
43 años sin saber nada
de vos
ni de mi

hace 18 años volví a buscarte al barrio Betina
iba con dos de mis hijos
toqué el timbre de tu antigua casa
como el gomero gigante no estaba
toqué en otra y en otra y en otra
mis pibes dormían en el auto
se cayó la tarde Betina

te escribo por acá Betina
desesperado
mientras acá también
cae
escucho música Betina
uno me fumo
dos también
sin esperar nada
del tiempo
puedo quebrarme
en mi cueva puedo
Betina cuánto eras!
solo me acuerdo de tu nombre y el pelo lacio detenido
viste como se cae la tarde Betina es como un electroshock

te aseguro Betina que nosotros lo hubiéramos hecho
si revolcábamos los muñecos de goma en la vereda gris
en el cemento
los abrazábamos
se besaban
eran muñecos Betina
y nosotros dos niños de carne

dos niños escapados a la maleza.

 

mp/

love-1100255__340.jpg

 

Un comentario sobre “BETINA

Gracias por dejar tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.