SUEÑOS DE POTRERO

Donde nace el futbol? Wikipedia dira que en Europa desde alguna derivación de juegos ancestrales donde personas corrían con una pelota y bla, bla, bla……Maktub tiene otra teoría: sostiene aquí que nace en un baldío rebalsado de tardes gloriosas, lleno de sábados de viajes hasta el potrero de los otros pibes. Sostiene que los padres, las madres y los profes arman barcos de papel capaces de navegar la desigualdad de esta sociedad; que hasta las canchas de fútbol te niega en los barrios. Para demostrarlo, Maktub fue a buscar un caso; el club “Vientos del Sur” en el Barrio Grilli de Puente de Hierro, Guaymallen, Mendoza (muy lejos de Europa…). Acá esta la historia.

Producción General: MAKTUB

El potrero y la pasión

Casi como una loca idea entre amigos, comenzó la travesía… donde los sueños parecen no existir y los recursos nunca llegan;  por lejanía, por abandono o simplemente porque la vida en el barrio tiene muchas más prioridades que solo buscar un pasatiempo para los pibes. Así fue, que aquellos locos soñadores vieron en la “escuelita de futbol” una oportunidad.

Donde para algunos ojos rencorosos es solo perder el tiempo y ellos  parecen solo niños jugando en el barro, para otros es mucho más que eso… es vida, es salvación, es darles una ocupación, un pasatiempo…y porque no, un futuro, aquel futuro que según dicen todos merecemos.

Algunos con zapa en mano preparan la canchita, otros buscan conque improvisar el arco… todos intentan, a cualquier costo, conseguir recursos, recursos que seguramente nadie aporte, solo ellos, que casi sin notarlo sacrifican parte de su almuerzo por los pibes. Esperando la visita de aquellos que en época electoral se acuerdan de los pobres, las villas y todo aquel que tenga documento en mano y tiran algún que otro mango.

Pero cada dos o tres veces por semana se entrena para el domingo dejar la vida en la cancha…

Y esta termina siendo la travesía más linda y pasional de todas, donde la única ganancia es el placer de haberles dado a los chicos un hermoso día y ganas de descansar y prepararse para el próximo partido, que seguramente será, el mejor de todos!

En este video los padres del club  “VIENTOS DEL SUR” relatan como nacio todo y responden PREGUNTAS AL BORDE

  https://drive.google.com/file/d/0B68za1HJiY-DMEo4UzZ5ak12M1E/view

 

El desafío

Era sábado a la mañana, pintaba oscuro y frio, pero el viento frio no habría de desanimar la expectativa de que sería un gran día…o… “El” gran día.

El campeonato en el barrio comienza ese sábado y la adrenalina comenzaba a circular por las venas y el corazón se salía del pecho.

El cuerpo cansado, porque se preparó todo un tiempo para ese día. Todos ayudaron, el terreno está sucio y el club, tiene que aparecer; palas, zapas, escobas… Todo servía. Marcar la cancha no fue un problema. Los grandes ayudaron bastante y los chicos nos entrenamos cada día como un ritual, por un solo dios (la pelota).

Después de las cinco, a entrenar que el sábado hay que jugar, hay que ganar! La frase del profe me ponía en alerta y no podía dejar de entrenar.

images (1)

En la mañana desayunaba pensando en las jugadas que voy a hacer con mis amigos, después de planear, tomo la pelota de papel con cintas que hicimos. La guardo y voy a la escuela. En la escuela, antes de entrar, improvisamos con mochilas los arcos y empieza el partido que es interrumpido por el timbre de entrada. Las piernas ya calientes después de algunos piques cortos y a esperar el primer recreo que hay partido con el sexto “C”.

El primer recreo o “el primer tiempo” fuimos abajo 4 a 2. Toca el timbre y al aula. En la hora de matemáticas hay cambio en el equipo y El MANCO que era el arquero pasa a jugar de nueve y CASIMIRO al arco, 6 a 5 es el resultado final, GANAMOS!!! Con la campana final y el grito de la seño finalizó el partido.

Al salir de la escuela con un amigo del barrio que juega en el club, vamos pateando una botella por la calle, haciendo paredes entre nosotros, hasta llegar a su casa. Él vive con su abuela, al padre no lo conoció, la madre trabaja todo el día, tiene un hermano preso… dicen que andaba en cosas malas.

Al llegar a casa, unos fideos y la siesta, Para estar listo y descansado para el entrenamiento. El entrenamiento es agotador y divertido, al terminar el profe nos da algunos consejos para llegar bien al sábado “descanso y comer bien”. Pero el desafío es grande! y si quedan energías armamos un picadito en el medio de la calle. Nos dicen que jugamos bien y tenemos un gran futuro, que cuando lleguemos a jugar en un club grande y famoso, no nos olvidemos del barrio y de la gente

Yo no quiero ser el mejor, ni jugar en un club “reconocido”, entreno las 24 hs, 7 días a la semana, no para mí, sino para mi club, para el club de mi barrio. Quiero su gloria , quiero llevarlo a la cima del mundo y que el mundo sepa que hay un club destinado a ser “EL MAS GRANDE”

Una historia de barrio.

images

Gracias por dejar tu comentario